Candy Candy. Por Keiko Nagita

Entrevista a Keiko Nagita por Maccha para Bulle Shōjo

Todos los derechos de esta entrevista son para Maccha de Bulle Shōjo

Lenguaje original Francés.

Traducción del Francés al español por Pierre Fransua a quien agradezco de todo corazón por su ayuda.

https://www.bulle-shojo.fr/interview/2019/03/19/entretien-avec-keiko-nagita/#

Con motivo del lanzamiento de la primer novela de las aventuras de Candy, Candice White, la huérfana, la autora Keiko Nagita, guionista del manga original bajo el seudónimo Kyoko Mizuki, fue la invitada de las ediciones Pika en el Salon de Livre de París, que tomó lugar del 15 al 18 de marzo de 2019. Tuve el honor y el privilegio de llevar a cabo una entrevista con ella el sábado 16 de marzo en su hotel. Siendo un gran fanático de Candy por más de 20 años, puedes imaginar mi felicidad y emoción al conocer a la persona que escribió la historia de los personajes que me hicieron soñar tanto. Todavía agradezco a la Sra. Keiko Nagita y a su agente por darme su tiempo, así como a Clarisse y a todo el equipo editorial de Pika por brindarnos esta oportunidad única, y a todos mis amigos del personal de Bulle Shôjo por su apoyo.

Estaba tan nerviosa que tartamudeé un poco mis preguntas, pero Madame Nagita y su traductor hicieron un trabajo extraordinario con respuestas muy detalladas.

Es un verdadero placer y un honor para mí poder llevar a cabo esta entrevista con usted.

¿Puedes presentarte brevemente y recordar tu viaje por la nueva generación de lectores que te descubrirán con la novela?

Keiko Nagita: Desde muy joven, quería escribir novelas para niñas, novelas que adoraba, como: Anne y la Casa de los Tejados Verdes, Pollyanna o la Princesa Sarah. A menudo escribía en mi esquina y a los 17 años recibí un premio en una revista que publicaba este tipo de novelas. Luego, a los 19 años, pude debutar y tuve mi primera publicación de una novela para niñas.

Un editor de manga vio mi primera novela publicada y me pidió que escribiera un guion de manga. En ese momento, en el manga japonés, había muchas historias sucediendo en el extranjero y podías escribir historias en los universos que querías. Entonces, yo quería hacer lo mismo. Así que escribí muchos guiones de manga que estaban sucediendo en países en los que nunca había estado, como Finlandia, Alemania, Italia y los Estados Unidos. El país que más ha aparecido en mis escenarios de manga es Francia.

El editor con el que trabajé amaba las novelas para niñas y un día me dijo:

“Sería bueno si escribieras un guión de manga que sea como esas novelas que tanto amas, como Anne y la casa con Green Gables, papa piernas largas, princesa Sarah”.

Y así, durante mucho tiempo, pensé en cómo podría adaptar este tipo de novelas de manga. Al principio parece fácil, pero resultó ser bastante difícil porque en este tipo de novelas siempre es el mismo concepto. Estamos hablando de un huérfano al que le suceden muchas cosas terribles pero que, sin embargo, lucha, nunca se desanima, permanece lleno de vida… Fue muy difícil escribir algo completamente original y nuevo. A fuerza de continuar escribiendo guiones de manga, conocí a Yumiko Igarashi, quien hizo dibujos muy lindos. Esta reunión se realizó porque el editor propuso que trabajáramos juntos y pensé que podría ser interesante, y así nació Candy y fue un gran éxito.

Hasta ahora, Yumiko Igarashi nunca había dibujado manga que estuviera sucediendo en el extranjero y tenía un estilo bastante sobrio con sus historias que sucedieron en Japón. Me preguntaba cómo iba a expresar una historia que sucedería en Occidente. Como Yumiko Igarashi es una diseñadora que tiene mucho talento, estaba muy ansiosa y esperanzada por los dibujos que iba a ofrecer e hizo un gran esfuerzo para lograr este resultado que realmente me gustó.

Y así, al principio comencé con novelas para niñas que realmente me gustaba escribir, luego fue más divertido escribir guiones de manga, así que continué esto durante 10 años. Luego me detuve y ahora trabajo como escritor de novelas adolescentes.

Fue una presentación muy corta. (risas)

No, es muy bueno, muy bien detallado. (Risas) De hecho, eso responde a una de las preguntas que quería hacer: ¿por qué elegiste una historia que sucedió en los Estados Unidos y Europa en lugar de Japón? Entonces, si entiendo correctamente, ¿fue porque fascinó a los lectores en ese momento y también a Madame Nagita?

Keiko Nagita: Sí, absolutamente. Hoy, los autores de novelas en Japón pueden escribir libremente historias que tienen lugar en el extranjero, pero en ese momento era mucho más difícil. Si una autora japonesa escribiera una historia que estaba sucediendo en el extranjero cuando nunca había estado allí, le habrían preguntado por qué estaba haciendo esto.

De repente, este tipo de historias que sucedieron en el extranjero con Geneviève o este tipo de personajes, solo fue posible en el manga. Y me divertía mucho preguntarme en qué país iba a suceder el próximo escenario.

Me parece que  viniste a Francia a escribir el final del manga de Candy hace años. ¿Qué le parece volver aquí y cuáles son sus impresiones de Francia en general?

Keiko Nagita: De hecho, después de escribir el último capítulo de Candy, volví varias veces, pero es cierto que la escritura de este último capítulo se había convertido en algo muy distante en mi memoria, pero allí, al regresar a Francia, es como si todo De repente me vino muy vívidamente como un recuerdo en mi cabeza. Es una experiencia muy extraña, un poco como si hubiera viajado en el tiempo.

En ese momento, realmente no sé por qué, pero decidí que escribiría el último capítulo de Candy en Francia. Fui solo cuando ni siquiera hablaba el idioma. Creo que hoy me daría mucho miedo hacer eso. Tomé un tren a un lugar llamado Luynes y luego tomé un autobús. Realmente, no sé lo que me llevó (risas). Toda mi familia en Japón estaba preocupada por mí.

Fuiste valiente de hecho…

Keiko Nagita: Mi editor me dijo: “¿Pero por qué ir tan lejos, no puedes estar satisfecho con un hotel en Japón?” (Risas)

¿Qué te hizo decidir escribir una novela después de todos estos años? ¿Cómo te sentiste durante la escritura?

Keiko Nagita: En realidad, durante todos estos años, no pensé en Candy, o más bien hice un esfuerzo por no pensar en eso. Hace 40 años había lanzado una versión reescrita en forma de una novela de Candy del guion de Candy, que tenía 2000 páginas de manuscrito. Esto se había reducido a unas 500 páginas para lectores infantiles. Pero, de hecho, esta versión no me agradó demasiado. Un editor me propuso sacar la edición de bolsillo de esta novela.

En esta ocasión, lo releí y, de hecho, me dije que era lo que pensaba, esta versión no me gustó. Fue una reescritura del escenario para los niños y me dije que no era posible lanzarlo de esa manera y le dije  que quería cancelar esta salida en la edición de bolsillo.

De repente, me pregunté por qué no me gustaba esta edición y entendí que era porque Candy había crecido, había evolucionado conmigo. Ella había envejecido conmigo y, en mi imaginación, continuamos comunicándonos juntas, así que sabía lo que hacía Candy una vez que terminaba el manga, sabía lo que le había pasado sin haber podido escribirlo.

A menudo, después de que termine de escribir una historia, los personajes no me abandonan. Me pregunto qué les pasó y me preocupo por ellos. Sobre todo porque cuento historias de separación y me preocupo aún más por lo que se han convertido. Son  un poco como los miembros de la familia.

Por supuesto, para Candy también lo fue. Un día, milagrosamente, fue como si Candy y los demás vinieran a hablarme. Escuché a Candy susurrar en mi oído que si esta versión no me convenía, ¿por qué no reescribir su historia? Entonces comencé a recordar desde el momento en que Candy fue recogida. Muchas imágenes que han reaparecido en mí, como la pintura de Slim. Y como ya me había preguntado durante mucho tiempo en qué se habían convertido los personajes, la escritura se realizó de una manera muy fluida. Pude escribir la historia muy fácilmente.

Por otra parte, le prometí al editor que esta novela tendría 2 volúmenes, pero si quisiera escribir todo lo que quisiera, habría tomado más de 10 volúmenes. Así que tuve que preguntarme mucho sobre lo que iba a conservar, lo que iba a cortar, lo que iba a elegir. Como se han realizado varios recortes, no sé si esto puede haber decepcionado a algunos lectores, pero finalmente me alegré de que pudieran imaginar en su cabeza lo que podría suceder. Durante todo el proceso de escritura, sentí que estaba caminando en un sueño y que estaba realmente feliz. No tuve ningún problema en absoluto, se hizo con mucha facilidad y en un instante terminé de escribir esta larga historia. Era casi como si no fuera yo quien lo escribió,

Con respecto al manga, ya que fue publicado en una revista destinada a un público muy joven, había muchas restricciones y me dijeron que no debería ser una historia demasiado adulta o demasiado compleja. Hubo muchas cosas que me hubiera gustado escribir pero que no pude poner en el manga, especialmente en la última parte, y me digo que el hecho de haber podido escribirlo en la versión de la novela

 ” También es un alivio para los personajes mismos que probablemente estén más satisfechos de lo que podría escribir su historia como quisiera”

El final de la historia del manga está lleno de revelaciones, pero también es un poco frustrante no saber si Candy encontrará la felicidad, especialmente en el amor o con quién. El hecho de que la descubramos como una joven casada en la novela es un alivio. 

¿Elegiste este final desde el principio para el manga? ¿No temías el regreso de los fanáticos y sus expectativas?

Keiko Nagita: Me dije a mí mismo que había un riesgo de decepcionar a algunos lectores, pero la preocupación es que en una serie de manga, todo no depende de la voluntad de los autores. En la serie, si después de uno o dos volúmenes la serie no tiene éxito, los editores les piden a los autores que la terminen rápidamente. Entonces, los autores piensan en una historia, asegurándose de que se pueda concluir en cualquier momento, por lo que solo escribí el resumen de la historia de Candy, sin saber cuántos libros durarían. Pero resulta que desde el volumen 2, fue un gran éxito y el editor me dijo que continuara tanto como quisiera. Así que jugué con enorme libertad en las ideas que traje al guion.

Pero la historia terminó en estas líneas amplias que se habían imaginado desde el principio. En realidad, habría sido necesario cerrar esta parte y abrir un segundo capítulo para la continuación. Hubiera sido ideal, pero no funcionó muy bien con el estilo de dibujo de Candy, que es un estilo muy lindo, para desarrollar la historia adulta de Candy.

Para decirlo sin rodeos, no es muy creíble que Candy a los 30 años todavía tenga sus edredones y que mantenga su apariencia. En ese momento tampoco había revistas en las que hubiera sido imaginable publicar una secuela de Candy que se convirtió en un adulto.

¿Hay algún personaje que prefieras o uno al que estés más apegado? Entre las parejas que los fanáticos adoran Candy / Terry y Candy / Albert, ¿cuál prefieres?

Mi personaje favorito es Candy. En términos de parejas, durante todo el proceso de escritura, seguí quejándome de Terry, me dije el pobre, y al mismo tiempo me dije que Albert era realmente encantador y que tenía el corazón latiendo mientras escribía (risas).

Es algo que no pude expresar en el manga. Sin embargo, los lectores lo habían sentido y me pregunto cómo lo hicieron. Y para responder a su pregunta, creo que depende de Candy elegir entre Terry y Albert, no lo sé. (Risas) Lo siento.

¿Sigues el manga shôjo de hoy? Qué piensas?

Keiko Nagita: Me gusta mucho el manga y leo mucho. Pero desde mi punto de vista personal, el manga shôjo está desapareciendo. ¿Por qué digo esto? Es porque ya no tenemos todas estas historias que tienen lugar en universos que no conocemos, muy lejos, como en el pasado, historias que tienen lugar a una escala mucho mayor, en un mundo que “no conocemos”. Me parece lamentable que los lectores de hoy tengan una visión muy limitada. Al mismo tiempo, en los videojuegos, tenemos muchas historias de fantasía con historias que suceden en universos completamente extraños. Me parece genial, pero al mismo tiempo me parece que hay demasiados. Siempre es lo mismo, estamos hablando de Final Fantasy, por ejemplo, hay un poco demasiado. (Risas) Y para volver al manga, espero que algún día volvamos a una época en la que podamos describir universos mucho más ricos. Después, no sé si este fenómeno que veo hoy se debe a los lectores, si son ellos los que no quieren leer este tipo de historias que tienen lugar en países desconocidos, o si no se les da la oportunidad leer este tipo de historias y que, en última instancia, su punto de vista se reduce cada vez más. Yo no sé. Sigo buscando en las obras que salen de shôjos de calidad. Cada vez que me encuentro con editores les pregunto si recientemente han descubierto un shôjo interesante y la respuesta siempre es no. Es la misma observación en las novelas de chicas jóvenes. Los temas son siempre cosas mucho más cercanas a la vida cotidiana, el tema del acoso escolar, el maltrato, los padres que cometen violencia contra sus hijos… Esto reduce el punto de vista y me parece lamentable. Y espero que algún día regrese cuando podamos encontrar historias que están sucediendo en universos más amplios.

Entrevista realizada por Maccha para Bulle Shôjo. Un agradecimiento especial a la Sra. Keiko Nagita y su agente, al intérprete y a todo el equipo de ediciones Pika.

Keiko Nagita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s